Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Mensaje Wiñoy Xipantu 2015 del Príncipe Stanislas de Araucanía y de la Patagonia a la Nación Mapuche.

Qué podemos decir del año que acaba de terminar? Podemos señalar mejoras? Agravaciones? Podemos establecer un descubrimiento o simplemente observar?

Hemos vivido algunas derrotas… Las graves lesiones surgidas a raíz de un dudoso accidente de la Lonco Kalfunao; una ola de incendios ya de por sí dudosos, tierras cada vez más confiscadas y derechos cada vez más expoliados. Sin embargo, podemos considerar como una victoria la declaración de reserva natural de una parte del territorio araucano, y algunos juicios favorables para los indígenas.

Nuestro papel será siempre el de empujar hacia la victoria, el de acabar con la iniquidad sobre esas tierras a las cuales estamos enlazados por tradición, esas tierras cuyos habitantes son nuestros hermanos. Debemos acabar con el silencio en Europa, este silencio oscuro como el del dolor sin lágrimas, como el de las miradas apartadas a la vista de un indigente. Nadie tiene derecho a apartar la mirada, ni aunque la vista no sea agradable; nuestro deber es fijarla y actuar, tender la mano, blandir un puño o hacer levantar la cabeza a quien está en el suelo.

Esta es una asistencia legítima que queremos ofreceros, en la medida de nuestros medios, sin bajar los brazos. Triunfamos, y eso nos hace avanzar.

A quienes desearían vernos agachar la cabeza, a quienes desearían, como su ideología liberal lo impone, hacer desaparecer las diversidades que les molestan, les tendemos el puño y les gritamos con todas nuestras fuerzas nuestro desacuerdo, porque no se puede dejar hacer.

No es solamente el futuro de Araucanía – Patagonia lo que está en juego. También está en juego el futuro del mundo entero, que está a punto de caer en una dictadura del único, una dictadura mundial en la que todos los hombres serían los mismos, pensarían las mismas cosas, comerían lo mismo y tendrían los mismos deseos y las mismas necesidades, para el buen querer del gran capital y la fortuna de los burgueses.

Solo hay una alternativa posible para ello: la multipolaridad, la aceptación de la diversidad de los hombres y el reconocimiento del magnífico arcoíris humano, con sus defectos, sus debilidades pero también con sus fuerzas y sus cualidades. Ahí está el verdadero espíritu de nuestro reino del espíritu.

Stanislas, Príncipe de Araucanía y de Patagonia

Partager cet article

Repost 0